Los Storytellers de Candelilla Club

 

Hace poco me animé a participar en una noche de Candelilla Club y descubrí que narrar una historia, contarla en voz alta y frente a un publico desconocido es un arte que requiere mucha disciplina y preparación. Para los que estamos acostumbrados a escribir es un reto mantener la tensión del relato de esta manera “espontánea”, sin el andamiaje, la distancia y ese resguardo del narrador detrás de la escritura.

Relacionados
Cuatro gallinas
Tradición oral: Cuando leemos en voz alta el cuento se transforma
El toro real
La Liebre Mari

Dejá tu comentario