Storytellers: Cuando tu historia es la historia

Cuento las mismas historias que he contado en casa por años, nada más que estructuradas y ensayadas. Creo que toma valor porque la historia es real y contada en persona. Hoy que todo se confunde en la ficción digitalizada de la vida, que alguien te cuente algo real, cara a cara, parece un gesto del museo viviente de lo humano; seré eso. A mi me gusta, porque me acuerdo de cosas que quiero recordar. A la gente, me parece, porque le están contando algo que quería ser contado.

 

Relacionados
El revólver de la abuela Magdalena
Cuatro gallinas
Tradición oral: Cuando leemos en voz alta el cuento se transforma
El toro real

Dejá tu comentario