Julia al borde la cama

PIN

Cada mañana se asoma con su clan de rizos por el borde de la cama para despertarnos. A veces se enrolla con nosotros y a veces corre intempestivamente sobre un enunciado que con dificultad va pronunciando hacia la dirección de los juguetes. No hay artificio en lo que hace, pero[…]

Yo crecí en un Puntarenas sin mar

PIN

A mi siempre me gustó Puntarenas, desde mi antropología de turista extraterrestre y desde el primer día que fui, a tan sólo una semana de haber llegado a Costa Rica. Cinco años después me sigue gustando igual; despojada, olvidada del tiempo, melancólica, irrepetible. Mucho más que una estrecha y larga[…]